Las sentencias firmes sobre cláusulas suelo dictadas con anterioridad al 9 de mayo de 2013 no serán revisadas, y no se les podrá aplicar con retroactividad la sentencia del Tribunal de Justicia de la Unión Europea que declaró nula dicha cláusula y condenó a los bancos a devolver las cantidades cobradas por ese concepto.

Así lo señala un Auto del pasado 4 de abril, por el que la Sala Primera del Tribunal Supremo inadmite a trámite una demanda que pretendía revisar la sentencia firme dictada por el Juzgado de Primera Instancia número 1 de Torremolinos en octubre de 2016. Los demandantes alegaban que la sentencia del Tribunal de Justicia Europeo de 21 de diciembre de 2016, sobre los efectos restitutorios de la nulidad de la cláusula suelo, es un «documento» que debe permitir la revisión de la sentencia firme anterior en la que solo se condenó a la restitución de lo indebidamente pagado siguiendo la doctrina de la sentencia del Tribunal Supremo de 9 de mayo de 2013. En esa sentencia, el Supremo ordenaba la devolución de lo cobrado por cláusulas suelo, pero solo las cobradas a partir de esa fecha, no antes. El tribunal Europeo de Justicia enmendó esa sentencia, dictaminando que había que devolver todo lo cobrado mediante esas cláusulas abusivas, independientemente de cuándo hubiese comenzado su cobro.

Cláusula Suelo

No obstante, el Supremo considera que, de acuerdo con su jurisprudencia, no es posible obtener la revisión de una sentencia firme por el hecho de que una sentencia posterior establezca una jurisprudencia que sea incompatible con los argumentos que fundamentan el fallo de la sentencia anterior. En este sentido, argumenta que la sentencia posterior no es un «documento» a efectos de lo previsto en la regulación de las demandas de revisión en la Ley de Enjuiciamiento Civil.

Subir