El Juzgado de 1 Instancia 101 de Madrid ha admitido la ejecución de un Laudo arbitral emitido en su día por el International Centre for Dispute Resolution (centro internacional de resolución de conflictos) con sede en Nuevo York, y que resolvió una controversia entre una empresa de EEUU y otra española a favor de la de EEUU.

El citado Laudo arbitral fue reconocido y homologado en España en su día,  a través de procedimiento exequatur ante el Tribunal Superior de Justicia de Madrid y ello pese a la oposición de la empresa española.

Tras obtener dicha homologación procedía solicitar su ejecución en un Juzgado de 1 Instancia y esto es lo que hicimos abogados españoles de Carlos Baño Loen, y a este procedimiento también se opuso la empresa española que con diversas alegaciones intentó que no prosperase la ejecución en contra de la misma.

Quizá lo más interesante aparte de otras cuestiones que tenían que ver con pronunciamientos que contenía el Laudo, es la consideración del Convenio de Nueva York de fecha 10 de junio de 1958 que regula esta materia y que se aplica como no podía ser de otra forma en el Juzgado haciendo ver que el citado Convenio establece un numero tasado o limitado de causas posibles de oposición a una ejecución y dentro de dichas clausulas no estaban las relativas a defectos formales que fueron alegados por la empresa española.

Laudo arbitral

Sin perjuicio de ello y tal y como habían alegado abogados españoles de Carlos Baño Leon, ya en su dia el TSJM había homologado el citado Laudo y estableciendo su conformidad a la Ley española pese a la oposición hecha por la contraparte en su día también, sin que fuera razonable que habiendo sido homologado se pudiera cuestionar que se hubiese aportado a este procedimiento el Laudo con defectos formales, máxime cuando no se establece en el Convenio citado como causa de oposición y además ya estaba reconocido el Laudo.

Otras causas de oposición fueron desestimadas siguiendo las alegaciones de nuestros abogados y así la pretensión de que no se recogieran los honorarios del abogado de EEUU ni la aplicación de intereses que pedíamos, se rechazaron por el Juzgado dando la razón a nuestros abogados.

Subir