La experiencia de un despacho de abogados puede verse en aspectos aparentemente poco importantes como la redacción que debe hacer el administrador de una comunidad de propietarios y que debe constar en escritura pública de compraventa.

Es sabido que a la hora de efectuar una compraventa un documento que debe incorporarse por el vendedor de una vivienda en la que haya comunidad de propietarios es un certificado del administrador donde se confirme que no existen deudas.
Evidentemente si existen deudas serán atendidas por el comprador con cargo al precio de compraventa.

Esta medida reciente fue una respuesta a una necesidad que se veía con mucha frecuencia y era que los compradores se encontraban muchas veces que compraban la vivienda y tenia deudas de gastos de comunidad que luego tenían que asumir ellos.

Para evitar este fraude se exigió este documento que debe ser ampliado como siempre aconsejamos con una declaración expresa de que tampoco existen derramas acordadas, es decir, que tampoco hay cantidades que, si bien no se deben ahora en el momento de la venta, sí están aprobadas para un futuro más o menos cercano.

abogados

En el caso que no se refleje esto en el documento el comprador se puede encontrar con la desagradable sorpresa de tener que asumir pagos o gastos aprobados y que aun no se habían girado o cargado a los propietarios pero que sí se habían acordado en Junta antes de la venta.

Por lo tanto siempre exigimos en las compras en las que asistimos que el certificado se extienda a esta cuestión también.
Pero no acaba aquí todo y es que hace unos días llegó a nuestro despacho un comprador que no había sido asistido por nosotros en la compraventa y nos denunció que habiendo efectuado la compra y existiendo un certificado donde se recogía que ni había deudas ni derramas, días después de la escritura sí que se había acordado en una Junta de Propietarios la aprobación de derramas por obras necesarias en la vivienda.

Esto es ya rizar el rizo peor es algo que debe servir de lección a la hora de contratar un despacho de abogados que debe siempre pensar en las distintas contingencias que pueden sobrevenir.

En efecto nosotros exigimos a los administradores no solo que se acredite que no hay deudas, sino también que no hay derramas, pero es que también exigimos que se acredite que en la vivienda no hay daños que hayan sido motivo de juntas o reuniones y que puedan generar gastos para posteriores juntas.

Subir