Reclamación Deudas Comerciales

En el desarrollo de su actividad industrial, comercial o profesional se habrá encontrado con situaciones de impago de facturas, pagarés, letras de cambio, cheques, etc, que aparte de suponerle un quebranto económico es muchas veces un quebradero de cabeza al tener que afrontar esta situación.

No siempre las gestiones amistosas que intente darán el resultado esperado y se encontrará entonces ante la duda de si confiar o no a un tercero la recuperación de su deuda.

Desde hace 38 años prestamos un eficiente servicio de gestión de cobro de deudas comerciales y les animamos a comunicar con nosotros para obtener más información.

Trabajamos previo presupuesto y con contrato de servicios profesionales, para que usted tenga transparencia, certeza y seguridad de lo que contrata. Si las gestiones extrajudiciales no dan resultado le garantizamos la presentación de la reclamación judicial en 48 horas desde que tengamos la documentación. Le mantendremos al día del estado de su caso. Trabajamos en toda España desde hace 38 años y nuestros honorarios son muy competitivos.

reclamación de deudas comerciales

La primera actuación que realizamos nada más se nos encarga el caso es la de iniciar la vía amistosa o vía extrajudicial de forma fehaciente para que quede prueba de nuestra buena fe, que más adelante si es que hubiera que ir al Juzgado va a ser una prueba importante para demostrar la voluntad de impago por parte del deudor, lo que ayudará sin duda a una más fácil condena en costas.

Si no es eficaz este trámite, lo que hacemos a continuación es un informe de solvencia del deudor, sin coste para usted, y si es viable la reclamación, aconsejamos la reclamación judicial (debe tener en cuenta que los honorarios de Abogado, Procurador, tasas judiciales y otros gastos que puedan haber son siempre reembolsables con una sentencia con condena en costas).

A continuación vamos a hacer un resumen de los trámites procesales de los procesos que deben seguirse a la hora de la reclamación de estas deudas, si bien antes de ello es importante que se sepa que una vez obtenida una sentencia en Primera Instancia aunque se recurra por el deudor se podrá ejecutar provisionalmente lo cual implica según nuestra experiencia que el deudor al ver que se ejecuta la sentencia no continúe la tramitación del recurso y desista. Si no es así, y continúa dicha instancia de apelación no cabe duda que para el cliente la obtención por adelantado del cumplimiento de su sentencia es algo muy beneficioso.

Advertir que las Reclamaciones derivadas de CMR (Convenio de Ginebra de 1965) sobre Transporte Internacional, prescriben en 1 año desde que se entrega la mercancía por el transportista; lo cual quiere decir que transcurrido 1 año sin reclamar se pierde dicho derecho.

Hay varios de tipos de procedimiento judicial para la reclamación de deudas o impagados que explicamos de forma resumida:

1) JUICIO MONITORIO: para la reclamación de una deuda mediante la presentación de facturas o cualquier documento análogo; consiste en un requerimiento a través del Juzgado en el que se da al demandado el plazo de 20 días para oponerse o allanarse. Si no contesta o se allana se dicta resolución de inmediato que es ejecutiva. Si se opone, continúa la tramitación por el juicio procedente según la cuantía, es decir, bien juicio ordinario o  bien juicio verbal.

Según ha podido comprobar este Despacho de Abogados este procedimiento de reclamación de deudas o impagados en España da muy buen resultado.

El único inconveniente de este tipo de procedimiento judicial es que no hay condena en  costas y por esto nuestros honorarios son muy asequibles, para facilitar al cliente que elija este procedimiento judicial.

Si esto es un pequeño inconveniente, tiene una ventaja y es que este procedimiento judicial es mucho más rápido que cualquier otro en su tramitación procesal.

Decir sobre este tipo de reclamación que inicialmente solo se contemplaba para reclamaciones que no excedieran de determinada cuantía, pero el éxito demostrado en la práctica por este procedimiento judicial convenció al legislador para eliminar ese límite, de modo que hoy en día se puede utilizar para cualquier reclamación de deuda sea cual sea su cuantía

Nuestro consejo no obstante es utilizar este procedimiento solo para reclamaciones por deudas hasta determinada cuantía.

Si les sirve nuestra experiencia, el porcentaje de éxito de este Despacho en estas reclamaciones es elevadísimo.

2) JUICIO ORDINARIO: la Ley establece el tipo de reclamaciones que deberán ventilarse a través de este procedimiento, siempre para reclamaciones superiores a 6.000 euros.

El Juicio se inicia mediante Demanda que deberá redactar Abogado y firmada por Procurador que tras ser entregada en el Juzgado deberá ser admitida previamente por el Juzgado a iniciar su tramitación.

Admitida la demanda se emplazará al demandado por 20 días hábiles (no se cuentan ni sábados, ni festivos) para que conteste a la demanda. Transcurrido este plazo y haya o no contestado a la demanda se señalará por el Juzgado una audiencia preliminar y tras de ella se celebrará el juicio.

Como podrán comprobar de  los numerosos artículos y noticias que exponemos en nuestra página web, nuestro porcentaje de éxito de nuestras reclamaciones judiciales y extrajudiciales es altísimo.

3) JUICIO VERBAL: para reclamaciones inferiores a 6.000 euros y brevemente indicar que su tramitación se inicia con la admisión de la demanda y traslado a la otra parte por el plazo de 20 días hábiles, para formular posible oposición, y una vez verificada esta si es que la hubiera, el Juzgado procede a señalar vista, es decir, señala un día para la celebración del juicio oral y tras de lo cual se dicta sentencia.

Nuestro consejo es que frente a reclamaciones de pequeña cuantía no presentar NUNCA este tipo de juicio sino ir directamente al Juicio Monitorio por las razones que ya apuntamos más arriba.

4) JUICIO EJECUTIVO CAMBIARIO: es un procedimiento judicial sumario, es decir breve y rápido en su tramitación, para la reclamación de letras de cambio, pagarés, cheques, etc, siempre que cumplan estos documentos o títulos que tenga en su poder, unos mínimos requisitos legales.

El procedimiento se inicia con la medida de apremio por excelencia cual es el embargo de bienes del deudor sin perjuicio de que se le dé al mismo un plazo para hacer alegaciones en su defensa, debiéndose tener en cuenta que las causas de oposición que le confiere la ley al deudor en este caso son mínimas y casi todas se refieren al cumplimiento de las exigencias formales de los citados títulos o documentos, aparte lógicamente de la alegación de pago.

Si es titular o tenedor de cualquier de estos títulos o documentos la garantía por su parte de recuperación de su dinero es absoluta, siempre y cuando naturalmente que su deudor sea solvente y tenga bienes sobre los que practicar embargo.

No queremos terminar este artículo sin hacer mención a dos cuestiones relevantes, siendo una de ellas que si el cliente que va a reclamar es una sociedad mercantil, deberá pagar una tasa judicial cuya cuantía varía según el tipo de procedimiento; en concreto 100 € en el juicio monitorio; 300 € en el juicio ordinario y 150 € en el juicio verbal (este gasto es reembolsable por concepto de costas).

La segunda cuestión que también es relevante es que en España el recurso a la vía judicial exige la figura de un profesional (salvo en el Juicio Monitorio) que representa a las personas ya sean físicas o mercantiles y este profesional es el Procurador que cobra según tarifa establecida por Ley (este es otro gasto reembolsable por costas).

Trabajamos en toda España con costes muy bajos tanto los nuestros como los de los Procuradores y les invitamos a que nos pidan presupuesto.

¿DESEA REALIZAR UNA CONSULTA ONLINE?

La primera consulta es gratuita


Hacer consulta gratuita

Subir